El Naranco, la Normandía de Oviedo (ARAMA en la Guía Repsol)

No deja de ser un titular periodístico para llamar la atención. Lo cierto es que la riqueza constructiva bien que merecería simplemente un poco de atención del Ayuntamiento, porque el coste es casi nulo, ínfimo: una pequeña limpieza y dos o tres paneles informativos cuya información ARAMA proporcionaría altruistamente.
https://www.guiarepsol.com/es/viajar/vamos-de-excursion/oviedo-turismo-belico/

OVIEDO ABRE LA PUERTA AL TURISMO BÉLICO

Un paseo por la Normandía de Oviedo

Turismo bélico Ruta restos
El monte Naranco, a escasos kilómetros de Oviedo, acoge los restos del sitio de la ciudad durante la Guerra Civil.

La capital asturiana recupera su historia a través de los restos de las estructuras militares del sitio de la ciudad durante la Guerra Civil, abriendo el camino para potenciar el turismo bélico en Oviedo.

El monte Naranco, centinela de Oviedo y máximo exponente del Prerrománico asturiano, atesora entre sus árboles vestigios del pasado más reciente y dramático de la ciudad. Un pasado que cobra vida en los nidos de ametralladoras, trincheras y casamatas artilleras construidos durante el asedio republicano a la capital asturiana en la Guerra Civil. Estos restos, aún visibles y accesibles, pasan inadvertidos para la mayoría de visitantes e incluso para los propios ovetenses. Hoy, 85 años después, la ciudad busca recuperar ese patrimonio y abrir las puertas del turismo bélico, al estilo de las fortificaciones alemanas en playas francesas de Normandía o el frente aragonés y catalán del Ebro.

Monte Naranco Oviedo Turismo bélico
Entre las construcciones destacan los nidos de ametralladora, trincheras y casamatas artilleras.

Más de una década de investigación y rescate

Oviedo fue la única ciudad de Asturias en la que triunfó la sublevación militar contra la República en julio de 1936, por lo que fue sitiada por las fuerzas gubernamentales. Entre el verano de ese año y el otoño de 1937, franquistas y republicanos se enfrentaron ferozmente por el control del estratégico Naranco, que colmaron de construcciones defensivas. Unas 160 de las 600 fortificaciones documentadas en la región se ocultan entre el mar de helechos y eucaliptos que anega las laderas del monte. Bien lo saben los 89 miembros de la Asociación para la Recuperación de la Arquitectura Militar de Asturias 1936-37 (ARAMA 36/37), que llevan 15 años trabajando para localizar y rescatar estos restos. Su presidente, el veterano investigador Artemio Mortera, se desvive para conservar estos vestigios y confía en su potencial turístico y didáctico. «Son patrimonio del periodo histórico que ha marcado la política española del siglo XX y hasta del XXI, no podemos perderlos», afirma tajante.

Limpieza Oviedo Turismo bélico
Las asociación AMARA 36/37 lleva más de una década limpiando la zona.

Con ese espíritu, ARAMA organiza el primer sábado de cada mes una salida didáctica por el monte de libre inscripción. Uno de los directivos, equipado con una foceta (el término asturiano para referirse al rozón) para enfrentarse a la maleza, emprende la marcha desde el pico Paisano, cumbre coronada por un Cristo de 30 metros de altura. Apenas a unos pasos del monumento al ciclista asturiano José Manuel Fuente, ‘el Tarangu’, señala uno de los primeros mal llamados búnkeres —»nidos o blocaos», puntualiza—, cuya maltrecha estructura asoma poco más de un metro sobre el suelo.

Santa María del Naranco, vista frontal.

RUTAS LITERARIAS: SANTA MARÍA DEL NARANCO Y LILLO (ASTURIAS)La mirada extranjera: El desmayo de Edith Wharton y Cees Nooteboom ante el románico

Su aspecto actual, recubierto de madera, es obra de Víctor Montes, un vecino enamorado del Naranco que se dedica a señalizar y acondicionar como «refugios» algunos de los restos repartidos por todo el monte; una vía poco ortodoxa para suplir la dejadez de las instituciones. De la misma parcela parte un sendero frecuentado por ciclistas que alberga otras dos estructuras, una reconvertida a «refugio» y otra semienterrada, descubierta por Antonio Cuestas, ingeniero y directivo de ARAMA. «No aparecía ni en los libros», apunta.

Construcción refuerzo Oviedo Turismo bélico
«Algunas construcciones han sido modificadas por un aficionado al monte para convertirlas en refugios.

La marcha continúa por el camino que conduce al Cristo, con una orquesta de desbrozadoras de fondo. Los trabajos de limpieza de las zonas aledañas al pico, impulsados por el Ayuntamiento de Oviedo, revelan líneas de trincheras hasta ahora solo visibles en los mapas de la época. La mayoría de ellas, que surcan la ladera como cicatrices, pertenecen a posiciones republicanas. La niebla, el frío y la incipiente llovizna no hacen difícil imaginar las duras condiciones a las que se enfrentaron sus defensores.

Trincheras Oviedo Turismo bélico
Las trincheras quedan al descubierto tras la limpieza de la vegetación.

Dos supervisoras de las tareas confirman el hallazgo y la intención del Consistorio ovetense de abrir seis nuevas rutas de senderismo que destaquen los vestigios de la Guerra Civil, una medida que celebra Mortera. Aunque advierte: «Hay que mantener viva la zona con rutas, recreaciones, actividades… Si no, todo esto corre el riesgo de morir en el olvido». Pese a los trabajos arqueológicos previos y la insistencia de las asociaciones locales para dinamizar el Naranco, apenas se han dedicado recursos públicos. «Es una cuestión de perspectiva. ¿Cuántos años tienen que pasar para que se considere patrimonio histórico? Si desaparece, lo echaremos de menos», añade Mortera.

Trincheras monte Naranco Oviedo Turismo bélico
Los vestigios de la Guerra Civil conviven con paseantes y ganado.

No obstante, la única ruta señalizada en el entorno del Naranco es la PR AS-239, que permite seguir la línea del frente bélico. No es extraño cruzarse con caminantes o grupos de ciclistas a lo largo de la pista que parte del pico. A unos 800 metros de la finca abandonada de ‘El Pevidal’, junto a la carretera, se divisan dos de las fortificaciones mejor conservadas y de más sencillo acceso, en la llamada Cama del Moro. Los dos nidos de ametralladoras cuentan hasta con una mesa con bancos para los excursionistas, que se pueden sumergir de lleno en la historia del asedio de Oviedo bajo el hormigón de las estructuras.

Nidos de ametralladora Oviedo Turismo bélico
El hallazgo de nuevas rutas puede fomentar el turismo bélico en la zona.

La ruta discurre por el monte y la ciudad

El recorrido continúa en dirección a El Violeo, una pequeña localidad conocida por los ciclistas por su pronunciada subida, donde se concentran numerosas fortificaciones, la mayoría consumidas por la vegetación dentro de terrenos privados con el ganado como espectador privilegiado. Destaca un conjunto de casamatas de artillería que conservan en su interior el soporte metálico original de las ametralladoras que barrían la antigua carretera que conectaba esta zona con Grado, base de operaciones de las fuerzas sublevadas que avanzaron desde Galicia para levantar el sitio de Oviedo a finales 1937.

Apertura Catedral de Oviedo. Vista general de la catedral.

RUTAS LITERARIAS: LA CATEDRAL DE OVIEDO CON JOSEPH TOWNSEND Y JUANITO EL INGLÉSAndanzas de dos protestantes británicos por la cuna del reino de España

Restos Oviedo Oviedo Turismo bélico
La ruta llega hasta el interior de la capital asturiana.

Apenas a unos 10 minutos a pie, dejando atrás una finca conocida como ‘Las Llanas’, las troneras de otro nido asoman al borde del sendero entre el penetrante aroma de los eucaliptos. Los helechos, secos tras los meses de invierno, despliegan una alfombra grisácea rodeada de nada menos que 10 nidos, comunicados por túneles y trincheras. Este complejo circular, desbrozado en varias ocasiones por miembros de ARAMA, languidece junto al camino y deja patente la desidia de la Administración hacia este patrimonio.

Interior bunker Oviedo Turismo bélico
Unas 160 fortificaciones aún se ocultan entre los helechos y eucaliptos.

Este paseo por la historia de la Guerra Civil no se reduce exclusivamente al monte. Las huellas llegan hasta Oviedo, una de las capitales de provincias más destruida por la contienda. Dan fe de ello las fortificaciones que se conservan en plena urbe, junto al moderno Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que perviven en pésimas condiciones. Los túneles y trincheras de Las Matas, en Colloto, la batería artillera de La Faxuca, el fortín de El Cueto en Lugones y otros tantos vestigios dibujan la línea del sitio de Oviedo, un recorrido con un potencial turístico que Oviedo comienza a recuperar a través del Naranco, su particular Normandía.

Oviedo

Oviedo

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Naranco, la Normandía de Oviedo (ARAMA en la Guía Repsol)

  1. Eduardo Diaz dijo:

    Hola, lo primero felicitaros por vuestra labor, la cual llevo años siguiendo. Soy una personada muy interesada en la hisrtoria de oviedo durante la guerra civil, sin partidismo alguno, y suelo recorrer zonas del Naranco. Ultimamente me interesa mucho la posicion deniminada Loma de Pando, en la falda del Naranco; cerca de Las Campas y Villamar. Es una posicion donde hubo fuertes combates sobre todo en 1937, en la cima de esa loma se pueden distinguir claramente varias lineas de trinchera
    s y pozos de tirador asi como crateres de obuses, es una zona que creo no entra en los planes del ayuntamiento para desbrozar. Me gustaria ponerme en contacto con vosotros para seguir y particiapar en vuestas actividades.
    Un saludo

Responder a Eduardo Diaz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *