Un submarino en el río de Mieres del Camino

Como se comentaba hace escasos días nuestro camarada RV, G. Palacio, nos tenía guardada una sorpresa que se ve reflejada en este artículo de LNE de hoy.
El exoficial artillero hace pruebas de su invento en el río Caudal, independiente del de Peral.
Lástima que el ingenio de ninguno de los dos inventores diera sus frutos y se desarrollase llevándolo a la práctica, porque habría supuesto que España dispusiese del arma submarina antes que ninguna otra potencia, un arma letal en aquella época y que hubiese hundido a cualquier flota que osase desafiar a España, no había armas para contrarrestarla.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *